Ay, chicaaaaaaaaaaa Dos agentes cubanos en las filas de la disidencia

Pruebas de que EEUU financia la “disidencia”: Dos agentes cubanos en sus filas (+ Fotos)



Moisés Rodríguez y Carlos Serpa

El capítulo “Los peones del Imperio” de la serie Razones de Cuba, transmitido por este sábado por la Televisión Cuba, devela los estrechos vínculo de la contrarrevolución interna con el gobierno de EEUU.

Carlos Serpa y Moisés Rodríguez, dos agentes cubanos infiltrados en las filas de la llamada “disidencia” cubana, reconocen en el documental que muchas de estas personas son capaces de vender su alma al diablo, y son animados desde los Estados Unidos.

(Noticia en construcción)

Moisés

Moisés

Carlos Serpa, uno de los agentes cubanos, en una manifestación de las Damas de Blanco.

Carlos Serpa, uno de los agentes cubanos, en una manifestación de las Damas de Blanco.

Siga esta noticia en Cubadebate

http://www.cubadebate.cu/noticias/2011/02/26/pruebas-de-que-eeuu-fi...

Vistas: 10

Etiquetas: Cuba, EEUU, agentes, contrarrevolución, disidentes, infiltrados, terrorismo, terroristas

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución

Comentario de Martha Lidia Ferreira Fernández el febrero 27, 2011 a las 10:27am

Pues es un "buen golpe", de todo tipo, y en todos los ámbitos.

Hay que saber pelear con las mismas armas y en eso Cuba lleva ejercicio de varios años.

Me sumo a los resultados.

Comentario de Rosa C. Báez el febrero 26, 2011 a las 10:20pm
Ah, me imagino a mis hermanos Percy, Aleida, Alicia y Orrio!!
Comentario de Norelys Morales el febrero 26, 2011 a las 9:48pm
El tema es muy serio. Pero, nadie tenga dudas de que dentro de la seriedad Cuba se divirtió esta noche pensando en los mercenarios, las mentiras que notician. En Twitter se han dicho cosas simpáticas. Mi teléfono no ha dejado de sonar con colegas emocionados. Imagino que algún "brote diarréico" se habrá desatado en la disidencia y en la SINA los diplomáticos injerencistas no sabrán para dónde mirar.