Texto y fotos: Graciela Guerrero Garay

"Si te sientas en el camino, hazlo de frente a lo que has de andar, y de espaldas a lo ya andado."      (Proverbio chino)

Termina un año lleno de cruciales momentos. Metas que se consumen en el corazón y en la agenda de la vida. Esperanzas que corren con el almanaque. Alegrías que se reviven o se multiplican. Tristezas que también llegaron y ahora son lunares que vencerán el tiempo, la fuerza, el empeño.

Día a día que vivimos con sacrificio, altibajos, tropiezos y levantones. Siempre con ese hondo sentimiento de que seguiremos adelante, que las escaramuzas, como las gaviotas, vienen y se van. Acaba el 2010 y el espiral existencialista continúa fértil, con su reto a escalarlo  con mayores bríos, más voluntad, trabajo y sudor. Doce meses que, con las piedras y flores de todos los minutos, al final del camino, nos fortalecieron el espíritu para empinar los talones  y subir y subir…

Llegó el 2011… ¡atrapémoslo con mucho amor!, para llenar de luz la oscuridad y danzar, con la infinita alegría de estar vivos, de ser cubanos, de vivir. Esta noche tocarán las 12 campanadas y una rueda enorme de promesas y sueños llenará nuestras manos… entonces, empecemos de nuevo, un nuevo amanecer.

CON MIRADAS PROPIAS

A veces, el año se nos va de prisa. Otras, nos parece demasiado lento y de pronto, descubrimos que llegó el final. Y ese  instante exacto donde convergen el ayer y el mañana, en ese segundo inexorablemente hermoso de la magia de la naturaleza y el tiempo pensamos… ¿Qué pasó en el 2010 y qué aspiramos nos traiga el Año Nuevo?Con esta pregunta, salimos a tantear a varios tuneros que dejaron huellas, como todos, en las veredas de sus vidas, compartieron espacio, entregaron amores, cultivaron anhelos y recogieron sus propias cosechas.

En ellos, al modo de cada quien, hay una ramita de sueños de cada uno de nosotros, porque vivimos en sociedad y andamos los unos con los otros como dice una canción – poesía: …caminante no hay caminos, se hace camino al andar…

“Fue un año de mucho trabajo y sacrificio, estamos viviendo momentos históricos como dijera el Comandante Fidel, pero en el plano personal me he sentido realizada, porque soy profesora del cuarto año de Licenciatura en Enfermería  e imparto clases también a los alumnos de segundo año de la Tecnología de Laboratorio Clínico. Soy secretaria de la sección sindical Grupo Básico Uno, en el policlínico Gustavo Aldereguía  y  estoy terminando  al mismo tiempo mi tesis de la especialidad Calidad de Vida en la Tercera Edad. Le agradezco mucho a mi tutora Maribel Pérez Peña, a mi hijo Adrián, a mi esposo Ezequiel, a mis padres Irma y Argelio, sin ellos creo que no hubiese podido hacer tanto este año, porque soy enfermera del Consultorio 123-01, en el reparto Santos, y el 2010 ha sido intenso en campañas preventivas y asistencia a enfermedades virales. Hace poco nos declararon Colectivo Moral.

“Para el 2011 uno de mis anhelos es cumplir misión internacionalista para prestar ayuda a otros países. Valoro muy altamente lo que están haciendo nuestros colegas en Haití y quisiera estar allí. Será un año bueno para Cuba y para mí, pues lograré el sueño de ser Especialista. A  mi pueblo le deseo paz y armonía familiar. Quiero mucha salud para Fidel y Raúl. Creo que los cambios serán para bien del país y de todos. Estoy muy optimista”, dice la licenciada Arelys Peña Cruz, quien sabe que el sacrificio y el trabajo constantes llevan a las grandes metas.

Rafael Barea no titubea en afirmar que “este año que finaliza ha sido muy bueno,  y si bien es cierto que los resultados de la economía, que es de lo que todos vivimos, no  fue  lo mejor, me satisface  saber que haciendo realidad uno de los principios de  la Revolución  de cambiar todo lo que debe ser cambiado,  el futuro llega y espero con regocijo el 2011. Deseaba mucho que sucediera lo que ha pasado en la Asamblea Nacional y sentí una alegría inmensa cuando escuché a Raúl, y pude palpar que les dejaremos a nuestros hijos y nietos esa herencia revolucionaria antes de irnos, pues mucho ha costado llegar a estos 50 años.

“En el año venidero sé que enfrentaremos muchas dificultades, porque muchos todavía no entienden cuánto cuesta lo que recibimos, no quieren aportar ni pagar impuestos, solo piensan en recibir. Pero el horizonte está claro, el camino se despeja y nuestros hijos vivirán orgullosos de los hombres que hicieron esta Revolución,  de quienes como Maceo  hicieron la Protesta de Baraguá y hoy los revolucionarios seguidores de Fidel y de Raúl aceptan el reto de cambiar todo lo que debe  ser cambiado. Será un año de triunfo.”

Muy joven, con apenas 14 años, Elianis Montenegro Olivera espera el nuevo año junto a su familia. Para ella, el 2010 fue “un año maravilloso pues aprendí muchas cosas que no sabía. Estudio el noveno grado en la ESBU Máximo Gómez Báez, de esta ciudad, y pienso que no tuve muchos tropezones. Espero en el 2011 aprender más. Quiero coger una carrera militar, ingresar a la escuela Camilo Cienfuegos, ese es uno de mis sueños para el año que viene. Es la manera en que pienso ayudar a la Revolución. Y a los jóvenes como yo les diría que estudiaran más y fueran más responsables. Yo llevo un promedio de más de 98 y es porque todos los días hago las tareas y repaso las asignaturas.

“Quisiera que este nuevo año se acabara el bloqueo y que mi familia como mi Cuba tuvieran mucha paz y felicidad, pues mi mayor orgullo es ser cubana y mi mamá Damaris y mis padres Fernando y Jorge Luis son todo para mí. También deseo lo mejor para mi hermano Eliam… ¡Ah!… cumplo mis 15 y deseo pasarlo con todos los que amo.”

Todavía conserva intactos todos los recuerdos de la tierra de Bolívar y siente que los llevará por siempre. Cinco años cumpliendo misión internacionalista como médico y docente en la misión Barrio Adentro la hicieron mejor ser humano en todos los sentidos. Pero aún así, la doctora Eutimides Ramírez Viamonte, especialista en Medicina General Integral, tendrá como meta para el 2011 superar desde adentro la virtud que la distingue y trabajar para ser una profesional, una madre, una cubana y una mujer  más integral y útil, capaz de asumir y alcanzar mayores metas.

“El 2010 fue un año de grandes retos para mí, los asumí y enfrenté pero me quedan como empeños del futuro. Creo que el que comienza será mejor en todo, para el país que es algo que uno siempre anhela, y en el plano personal. Un año de esfuerzos y también de esperanzas. Tengo que agradecer a mi madre Nilda Viamonte su apoyo en el cuidado de mis dos hijos mientras estuve en Venezuela; sin ella, no sería nada de lo que soy. Aspiro a cumplir mis sueños y ver esos valores en David y Rainé, en los alumnos que estoy formando. Me entregaré a estos empeños.”  

DE EPÍLOGO… ¡¡¡AMOR!!!

Once en el 2011 no es el titular de una campaña de publicidad. Son los años que esta joven pareja llevan juntos, tal como si se hubiesen propuesto romper el mito de que la adolescencia no sabe querer. Alberto Esteban Rosales Ramírez y Yaíma Velázquez Hidalgo empezaron a tomarse de las manos con 14 y 13 años, respectivamente. Hoy esperan un varoncito que será el grandísimo sueño del nuevo calendario.

Él, ingeniero Informático, graduado en la UCI en julio pasado, logró su mayor anhelo en el 2010 y lo considera un tiempo en que cumplió sus metas. Ahora está feliz de estar con la familia y trabajando en su terruño. En la Dirección Provincial de la Empresa Eléctrica se siente pleno y agradece a su superior Jorge Ugarte y a Henry, a quien llama El Maestro, toda la ayuda que le han dado para ejercer su profesión.

Yaíma, estudiante del quinto año de Optometría y Óptica, cuenta que el 2010 ha sido un reto por su maternidad, que llegó por sorpresa y la asumieron con el mismo amor con que vencieron los años de lejanía “por estar Albertico en La Habana y yo aquí, pero ambos quisimos tener a Ángel Esteban -así se llamará el niño- y es un embarazo feliz, me mantengo trabajando y estudiando y todo va bien. He recibido mucho apoyo de mi suegra Yamila, de la abuela Migdalia, de mis  padres, de mis compañeras de trabajo Danileisi y Asleny. Lo acabo con mucha felicidad  y espero el siguiente con el deseo de tener un buen parto, ser una buena madre, una profesional plena y lograr los anhelos de que todo sea mejor para todos”.

Y ese es el mejor pedido para la estrella inquieta que se irá y dejará otra muy nueva en su lugar, haciendo guiños de complicidad 12 meses más.  Hay razones para ver a la Patria, al terruño y a la vida con optimismo. El trabajo y el sacrificio hacen cosechas. En nuestras manos está que la semilla sea flor y la flor, fruto. Llega hoy el 2011… unamos las manos y ¡¡¡atrapémoslo con amor, mucho amor!!! Felicidades tuneros, adelante… se hace camino al andar.

 

Vistas: 4

Etiquetas: Aniversario, Cuba, Las, Revolución, Tunas, cubanos, de, la, opinan

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución