"AQUELLOS INVISIBLES ROSTROS...DE UNA ÉPOCA ENCARCELADA..."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

E inexorablemente los tiempos retornarían, volverían ya cansados de vidas ajenas, de tantos caminos desnudos de alba cordillera, de crepúsculos desordenados sin esdrújulas mirando sus espejos, de melancólicos aromas vestidos de otoño cuando era septiembre sin volantines jugando a las quimeras... 

...Inexorablemente, debían volver a su madre tierra, a todos los sueños robados en primavera, colgados en esquinas, en techos y ventanas, en todos los visillos adormecidos de espanto...secretas callejuelas de sus últimos alientos...

...Debían volver, era el clamor de tantos, debían volver aquellos personajes... y mientras tanto, algunos les dibujábamos, les dábamos el sonido a sus ausentes labios, y les besábamos el rostro invisible en los susurros del viento, en las páginas prohibidas que clandestinas  volaban y danzaban en caminos nuevos, candores recién paridos, vetustos claustros...

...Debían volver, y no les conocía... y se quedaron sus historias y sus plasmas, en cada rincón de mis versos incontados, en cada grito postergado, en cada lágrima cuando les imaginaba arropados de antifaces... como guerrilleros prófugos de una maldita causa... esa era la voz, la mentira uniformada, que todos los días, que todas las horas nos aniquilaba las esperanzas... (_¡¡esto es una guerra señores!!_  Nos decía el dictador arrogante)

...Y así, acurrucados, y así ocultos también nos vestimos de payasos, nos vestimos de palomas y nos tomamos de las manos, y nos volvimos aurora al son de las comparsas, y fuimos vuelo alzando nuevos sueños...esperando, esperando... que la bestia asesina fuera juzgada y que la blanca cordillera abriera sus alas...

Mas, jamás soñé volverme peregrina de versos, y menos aún visitar altares... allí, donde Neruda musitara sus poemas inmortales, donde tanto plumaje azul esculpiera papiros encantados.... pero lo más inimaginable sería, que aquellos tiempos, que aquellos personajes, inexorablemente un día fueran mis cobijos amarantos, mis musas añoradas en cálidos abrazos... mi caricia perdida en sus coronas plateadas...

JULIA ORTIZ MORALES

 

Enero 2008.

 

Vistas: 18

Etiquetas: DE, EXLIADOS, LOS, PROSA-RETORNO

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución