Nunca practiqué la emigración ni la inmigración, porque en vez del crucifijo al yo nacer, me pusieron una pancarta: “El mundo es para compartirlo, respetalo”

Escucha, alguien avanza. . .

Llamaron bajo el apagón general de estrellas, habían convocado una huelga. Como susurrando suave se proyectaron a forma de golpecitos de viento que salían a través de sus voces chocando contra la puerta que daba a un lado escondido entre la vegetación del patio; el portón quedó mudo cómplice del presagio, transmitió una alarma enérgica al conjunto del caserón que se estremecía entre lenguas de fuego ardiendo en sus cuerpos. Mi gente quedó como en una instantánea ante mi mirada. Paralizados dirigían sus ojos a mi diminuta estatura, se interrogaban, ¿qué hacer?, fue la pregunta que nunca sus bocas pronunciaran.

No mires a otra parte, ese es el camino (*)

Nunca practiqué la emigración ni la inmigración, porque en vez del crucifijo al yo nacer, me pusieron una pancarta:

“El mundo es para compartirlo, respetalo”

Uno de los días cruciales de mi vida fue la llegada de 'personajes extraños' a la casa que fuera de mis padres. Como misteriosos, llegaban a intervalos. Acababan de entregar al hermano mayor que yo no conocía. Tras ellos, mis padres, sellaron puertas y contraventanas para aislar voces, el resto fue silencio y oscuridad.

Era una enana llena de sueño y días asustada.

No más que una vaina que colgaba del majestuoso flamboyán; corrí a esconderme tras una puerta con el vértigo adueñándose de mi respirar, intentando no crujiera la madera del piso. Desde ese rincón de aquél casón rural oí desgarrar la tela del presagio. *A ellos, es que yo dedico este impulso basado en el recuerdo. Por ellos, misterio abrasador, es que yo salí pronto del nido de la higuera y de la vaina del hermoso Flamboyán con urgencia disparada al mundo que hoy abrazo.

Me educaron en la sed.

El camino siempre responde, me da de beber.

Ser para el camino lo que el camino es para el caminante, ahí radica el resplandor del esplendor. No siempre lo consigo. La naturaleza en general, y alguna de ella en particular, son doblemente sabias. Pero ahí no más, sobre el esfuerzo camino. Aprendo de luces y sombras que muestran que el horizonte se acerca al abrazo. Mis sueños no son exclusivos, los comparten otros hermanos, de ellos aprendo hasta de pesadillas forjadas por el drama: Tener que pagar, por ejemplo, estudiantes de instituto al gobierno “democrático” multas por protestar contra los recortes insociables. . . señor, señor!!! Si mis papás no me hubieran dejado en edad tan temprana, no lo hubieran entendido estoy segura de ello. Por los que son más que yo, por ellos sigo, no me detengo.

Y descubrí un mundo sobre el ala del colibrí

Esa es mi isla bella. No, no debe detenerse, para que la conciencia sin media suela imponga castigo, solución, a la degradación humana que otros no más que yo adornan con rizos, colorean y laurean sobre escena, pantalla, auditorio y oficinas donde enlatan el arte, y el sabor de la vida que da el arte en sí intrínseco en la propia naturaleza. Eso yo lo espero, lo tuyo nuestro y lo mío de los dos.

Se acabó la abolición del desarrollo de los nadie.

A la 'diversión' hay que darla sentido para que nunca se convierta en 'altanería' y logre reírse de los demás. Arriba el machete campesino compadres!!!, conseguirá castrar males entendidos. El martillo, el libro, la palabra agitando, lo escrito propagando. Crear historia revolucionaria, nuestra historia pequeña y la grande de todos, paso adelante de peso. Palo a la globalización anticultural por inhumana.

Palo al consumismo bobo que desprestigia la dignidad y obliga a ver txiribitas donde un vacío intelectual limita la sed. Paso adelante compañeras y compañeros.

Aclama lluvia la situación!!!

Un bosquejo referente de la selva, una cara de un mundo posible sin antifaz; se acabó el 'carnaval' coñoooooo, sin lucha no más!!! Llegan más pasos. Un tropel de pasos. . .

Entran las murgas hacia el encuentro de los abrazos.

Gajitos de luna gondolera, sobre rías de mar y ríos montaña abajo; las redes crecen y festejan entre ambos la llegada de los cauces. Mil y un millón de besos se citan. Un congreso internacional, las avala como ofrenda al monte, morada de las ciudades obligadas a jugar a las escondidas. De los pueblos de interior llegan flores frescas al encuentro, besos de corazón a pulmón y lo mejor de sus recuerdos hilvanados al filo de los imposibles. Lo dicho, dicho muchas veces, de lo posible ya se sabe demasiado.

Beso, hilo eléctrico que despierta y ubica, ramo infinito.

(*) A los que luchan por empujar la historia hacia la libertad

Por mi patio se filtra el olor de las flores.

Entre los aromas que quieren atrapar su destino, se encuentra un aroma de puro agrario; es indudable que ese aroma llega de la mano de los que desfilan codo a codo paso a paso con el llamado sindicato del SAT. Reconforta, en principio, por ser un importante salto cualitativo por las ciudades del asfalto hacia el granero. Hecho a volar con ellos, de casa en casa de campo en campo. Llaman las campanas del mañana al disfrute de los hijos del jornalero a risas, gritos y juegos.

Hablan los aromas atrapados en la lucha.

Dicen que los hijos del pueblo de estos valles y estas siegas arruinadas, crecerán sobre un nuevo paisaje altivo que amarán propio, sobre la sombra de los olivos que tantas historias les traerán sobre esa tierra callada, de cómo ha vivido coartada, estrangulada, atrapada en sangre azul a manos del señorío parásito extranjero y del cacique de adentro. . . Y, gritarán junto al árbol del olivo y limonero entroncando sus raíces: fuera los ladrones de la tierra que sólo al que desprende la sal de su frente pertenece!!!, para seguir animando a los que trabajan al comenzar la cosecha, por los que luchan sobre ésta senda arriba los compañeros.

Que llega, que ya ha llegado!!!.

Hora de ocupar vuestras manos sobre lo que os quitan los de fuera; sí, me reafirmo, arriba los jornaleros que luchan porque regresen los que tuvieron que marchar, siguen obligados abandonar su paisaje para poder comer, por todos los desheredados. Por la conquista de la tierra, vamos llegando compañeros, tras ese canto a la esperanza y esa gran utopía que es la fraternidad, vamos!!! Ocupando tierras para que sobre ellas crezca la vida, la de este canto nuestro, en honor a los que cayeron buscando la verdad. Jornalerooooo grita libertad!!! porque las movilizaciones que va desarrollando el Sindicato Andaluz de Trabajadores, se impregnen de utopía y combatividad consecuente con la apremiante necesidad de salir de esta situación precaria indigna de una vez por todas. Que ser son acciones buenas, las acciones de protesta que vienen desarrollando, no lo discutiría ni mi vecina la viejita amona Argi, por el contrario, grita para que la oigan los que luchan, y los que no luchan también:

Brindemos por el verdadero amor, el de la victoria!!!

Protesta indudablemente encuadrada en hora buena y momento. Denunciar la pobreza siempre encaja en hora buena y mejor momento dado el alto indice de paro y la precariedad social de los trabajadores agrarios del campo andaluz. La búsqueda del tiempo es fundamental.

Apuntalar sobre él la alegría, es la primera trinchera, para que en una de sus fracciones logre lavar de una vez definitiva el sufrimiento. Es por ello que en mi fervor insisto, para brindar lleno el vaso vacío y vuelvo a gritar: dale jornalero, temporero, trabajador del campo, dale!!!

. . . que no hay pájaro pequeño que después de alzar el vuelo se detenga en su volar. . .

Sí, a ti me dirijo joven promesa, dale, pero dale de verdad antes de buscar el camino de regreso!!!, y poder cantar juntos al verde de tus maizales, me uno a vuestra lucha, para combatir el verde de las boinas de matanzas tropicales, y así hermano andaluz, dar un viva a tu sombrero verde y blanco, cómo no. Pero dar, no lo olvides, dale!!!. No detengas por nada tu liberador volar.

Y, siendo pacíficas como son. . .

Las acciones de protesta digo, me dije a mí misma que podían haberse sumado otros sindicatos y organizaciones de 'izquierda pacifistas' del Estado, o no? Pero claro, claro, esta hora y momento bueno no es para todos por igual. Los hay que todavía siguen cobrando lo suficiente a nivel de sindicato como para posponer la lucha de clases: “respirito vacacional, un alto al fuego, digo al sol, perdón, ante detenciones y porrazos de fusta dura”. Las vacaciones son sagradas, eso es verdad, sobre todo en la economía del sistema marginal, ja,ja,ja!!! Sí hombre sí, hubiera sido un revulsivo social, hasta quizá de lucha importante, la definitiva, se podría desencadenar, y más después de las valientes protestas de los mineros Asturleoneses claro, claro. . . Hasta incluso los sindicatos mayoritarios de Euskal Herria, como no!, podrían haber convocado marchas y otras acciones de protesta en solidaridad con los jornaleros y temporeros andaluces, por ejemplo, por qué no?.

Sí, en Euskal Herria, como en el resto del Estado.

Además la situación de los trabajadores, aunque las comparaciones nuca se ajusten totalmente a la realidad, cierto que en general van de mal a peor, no? La solidaridad entre los pueblos es más necesaria que nunca, eso nadie lo discute, o sí? Urge el sentido de responsabilidad de clase, la armonía y la mejor disposición si no queremos que nos vayan machacando uno a uno como ajo en el almiré. Que están hundiendo más que 'nuestra economía se sabe'. Y, mientras, la del sistema generador de crisis, genocidios culturales, lingüísticos y humanos, sube como la espuma; evidencia que resaltan como crimen de Estado, palas, rastrillos, cedazos, picos, artículos, hoces y martillos contra palos de ciego.

Maité Campillo (actriz y directora de teatro)

Vistas: 19

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución