Por Roberto Torres (robertot) jueves 23 de septiembre de 2010.

Aunque hoy en día muchos coinciden en el criterio de que la economía es la expresión concentrada de la política, me resulta incómodo aceptar estimados sobre crecimiento, competitividad, producto interno bruto y otras categorías por el estilo con un enfoque clasista, en lugar de ser técnico, profesional o especializado; es lo que aprecio en el último de los informes de Consejo Económico para América Latina (CEPAL.)

El que la economía de América Latina necesite un ritmo de crecimiento superior al 5 % para convertirse en un actor relevante del mercado global, me parece razonable y hasta optimista en medio de la actual crisis. Comparto esa apreciación publicada por The Associated Press, debido a los esfuerzos integracionistas de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que buscan complementariedad entre las economías nacionales de los países.

Sin embargo, el que la CEPAL supedite ese crecimiento a la calidad de la educación es como si esta fuera posible de la noche a la mañana, luego de siglos de atraso en que estuvo América Latina con gobiernos pro-imperialistas y amparados por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial e instituciones de carácter continental.

Por cierto, esos organismos no le dieron ni un sólo crédito a Chile durante el Gobierno Popular de Salvador Allende, pero si después del Golpe de Estado perpetrado por Augusto Pinochet, ayuda que no le ha faltado hasta hoy; ello explica en parte el por que es la nación más competitiva en Latinoamérica; cosas de la política, es lo que trato de advertir.

Enrique García, presidente de la Corporación Andina de Fomento, ha dicho que el crecimiento promedio en la región para 2010 es del 5%, pero es complicado plantearse un 7 u 8 % porque esta sólo dedica el 22 % de sus capitales a la inversión. Hasta ahí todo está bien, pero no sucede lo mismo con lo afirmado por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

"La mala noticia es que la estructura productiva no pudo realizar cambios fundamentales durante la época de más crecimiento provechosa con los tratados de libre comercio, para moverse hacia la ciencia y tecnología" para crear más innovación; textualmente lo reprodujo The Associated Press.

¿A cuál época se refiere Bárcena...a la del Área de Libre Comercio para la América (ALCA), a la de los Tratados de Libre Comercio (TLC) ?

A esta hora y con ese ruido mencionar a los TLC como época de crecimiento provechosa...!hum!. Esos engendros fracasaron, porque convertirían a Latinoamérica en fuente de materias primas baratas y mercado seguro para los productos estadounidenses. Hablar de ese doler de cabeza no tiene sentido, sería una nota discordante.

Por lo demás, es tremendamente reconfortante para los latinoamericanos el que esta región experimente un crecimiento económico en medio de la actual crisis internacional. Ello presupone un reconocimiento a las políticas gubernamentales puestas en marcha en algunas naciones del cono sur como Bolivia y Paraguay para mencionar unas pocas.

Vistas: 3

Etiquetas: Crecimiento-América, Latina

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución