A los mafiosos de Miami no hay quien los entienda.

POR: Arthur González.

A los mafiosos de Miami no hay quien los entienda, antes jugaban al espejismo de que el gobierno cubano controlando el permiso de salida no permitía el libre movimiento de la gente y ahora que ya no existirá se quejan de que esto permitirá ir a los EE.UU. solicitar la residencia permanente y regresar nuevamente a Cuba, tal y como hacen hoy los ciudadanos de otras nacionalidades que tienen casa y trabajo en el sur de la Florida. Pero los cubanos de la Isla son considerados otra cosa.

Dentro de tres meses, cuando el mal traído permiso de salida no intervenga en los viajes de los residentes en la Isla de Cuba, no se sabe que van a decir  los norteamericanos, europeos y latinoamericanos, porque todo el mundo al fin va a conocer la verdad tan escamoteada por las campañas anticubanas.

Los cubanos no pueden viajar, no porque exista el permiso o la tarjeta blanca, como le  llaman, sino porque muy pocos logran obtener un visado. Preguntarle al Servicio de Inmigración si a los cubanos que tienen menos de 50 años le otorgan una visa temporal para visitar a sus familiares en Miami o New Jersey, nunca se le han aprobado porque les dicen que son posibles emigrantes, aunque juren y demuestren que su interés es solo ver a sus padres, abuelos o hermanos y regresar a la Isla. Los europeos otro tanto y qué decir de Panamá, Dominicana, Costa Rica o México.

Por estas razones es muy difícil explicarle a alguien no cubano lo que ha pasado, ya que en el mundo actual cualquier persona solicita una visa de turismo y sin muchas dificultades la obtiene, pero si son cubanos NO.

Otro cuento bien distinto es si logra llegar en una balsa rústica a las costas norteamericanas, entonces si es recibido como un héroe, refugiado político y no sé cuántas cosas más. Al siguiente día accede oficialmente a un permiso de trabajo y a los 366 días puede solicitar su residencia oficial en EE.UU., pero todo lo contrario le ocurre a los demás latinoamericanos, asiáticos, africanos e incluso europeos. De inmediato son deportados y es casi imposible que de por vida puedan obtener un visado norteamericano.

Es por eso que resulta difícil explicarle a alguien no cubano lo que ha pasado, porque la diferencia la han impuesto en el norte y no en el Mar de las Antillas.

Vistas: 16

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución