Vivienda para vivir y empleo para mantenerla. Por Roberto Torres de la Torre Por más que insistan organismos internacionales sobre lo entendido como desarrollo pleno, es evidente que en países ricos,…

Vivienda para vivir y empleo para mantenerla.

Por Roberto Torres de la Torre

Por más que insistan organismos internacionales sobre lo entendido como desarrollo pleno, es evidente que en países ricos, los que transitan hacia ese estadío y aquellos de economías emergentes, tienen un concepto más abarcador que el de las naciones pobres y subdesarrolladas.

No obstante, todos coinciden en que el empleo, la vivienda y la salud son indicadores de desarrollo, por eso me referiré básicamente a la construcción de casas por esfuerzo propio en Cuba, uno de los problemas más antiguos.

Si al triunfo de la Revolución en enero del 1959 únicamente éramos más de 5 millones de habitantes, ahora la cantidad supera los 11 millones. Se multiplicaron los pobladores, pero también los problemas incluido el habitacional.

Ilustraré la siguiente idea: De enero a junio del corriente año, fueron construídas 4 mil 719 viviendas por esfuerzos propios de los cubanos, mientras que el sector estatal levantó el doble de esa cifra.

Sin embargo, el Instituto Nacional de la Vivienda reconoce un atraso en la ejecución del programa anual, aunque también existe la posibilidad de completar las 23 mil 140 previstas.

Por cierto, las construcciones en Estados Unidos fueron en su momento un fuerte reflejo de la crisis económica que estalló allá en el 2008. Ese sector, junto al automovilítico y el financiero, aparecían con más frecuencia en los reportes de los medios de prensa.

Lo que trato de decir es que, además del 2,1 % de crecimiento económico de Cuba en el primer semestre de este año, también aumentó, aunque discretamente, el número de casas respecto a similar etapa del 2011.

Además de la situación favorable en la macroeconomía, el pueblo cubano experimenta avances como resultado de un reordenamiento general de sus estructuras. Fíjense si es así que aumentaron los trabajadores por cuenta propia y también la entrega de subsidios bancarios para construir viviendas.

Nos falta incrementar la productividad y la producción para elevar los salarios; en términos similares lo dijo el presidente cubano Raúl Castro Ruz en el acto central por el Día de la Rebeldía Nacional efectuado este 26 de julio en Guantánamo.

En resumen, la situación habitacional en Cuba no se transformará en un abrir y cerrar de ojos; llevará tiempo porque depende de muchos factores, entre ellos una mayor producción de materiales de la construcción para ampliar su venta a la población.

No es un panorama estático, por el contrario, se mueve y poco a poco se verán los resultados, pues hay una voluntad política con muchas acciones para concretarla en la práctica. El Huracán Ike, de hace 5 años, causó grandes estragos al fondo habitacional del país y las familias más afectadas son las de mayor prioridad.

Vistas: 12

Etiquetas: Construcciòn, de, viviendas.

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Blogueros y Corresponsales de la Revolución para agregar comentarios!

Únete a Blogueros y Corresponsales de la Revolución