El presidente Barack Obama habló ayer de la Argentina como un ejemplo de lo que no quiere que ocurra en su país, al alertar contra la "creciente desigualdad social", a la que definió como el riesgo de que "unos pocos se queden con lo que es de todos".



Fue apenas una mención -una frase- en un discurso de casi cincuenta minutos en los que se comprometió a una mayor acción en materia económica…